Connect with us

Salud

Salud 2023: un problema de peso

Lamentablemente, siempre habrá quien no pueda evitar, por genética y constitución metabólica, que su cuerpo acumule grasa y miradas de desprecio

Por Pablo Colado – theconversation.com               

/ Foto El Tiempo

En 2023, la revista Science ha elegido como avance científico del año los nuevos medicamentos contra la obesidad. La semaglutida –que es como se denomina genéricamente a esta familia de fármacos– se dispensa bajo el nombre comercial de Ozempic, Rybelsus o Wegovy y ha suscitado tal expectación que casi podríamos calificarlo de fenómeno cultural.

Funciona generando sensación de saciedad, aunque como advertía María Josefa García Barrado, profesora de Farmacia en la Universidad de Salamanca, de poco sirven estos apoyos farmacológicos si no se acompañan de ejercicio físico y hábitos dietéticos saludables. La receta de toda la vida, vamos.

De cualquier forma, el revuelo levantado por el Ozempic y compañía revela la dimensión de un problema enquistado en las sociedades modernas. Cientos de millones de personas en todo el mundo son víctimas de lo que la Organización Mundial de la Salud ha bautizado como “globesidad”, estrechamente asociada a una larga retahíla de dolencias: diabetes tipo 2, déficits inmunitarios, trastornos cardiovasculares, declive cognitivo, algunos tipos de tumores, etc.

DISEÑADOS PARA ALMACENAR ENERGÍA

Nuestra biología y el estilo de vida contemporáneo no ayudan a mantener la línea, precisamente. Recordaba Guillermo López Lluch, de la Universidad Pablo de Olavide, que la evolución ha moldeado el organismo humano para enfrentarse a largas épocas de carestía y almacenar la mayor cantidad de grasa posible. Si a esto sumamos el sedentarismo y el consumo de alimentos procesados (con sus generosas dosis de azúcares, grasas y sales), la tormenta perfecta está servida.

Nick Fuller, de la Universidad de Sidney, añadía el hándicap del “efecto rebote”, también enraizado en nuestra dotación biológica de serie: el cuerpo humano trabaja para mantener el peso alrededor de un punto de ajuste, activando los cambios fisiológicos que garanticen la recuperación de los kilos perdidos. Es una respuesta de supervivencia.

Hay que tener en cuenta, además, que no todos partimos desde la misma casilla de salida en la carrera contra la obesidad. Un estudio de la Universidad de Granada mostraba que ciertas circunstancias vitales predisponen a que ganemos peso más fácilmente. Influyen desde factores de personalidad (el neuroticismo o la conformidad) o el hecho de ser mujer, hasta los bajos ingresos económicos o estar en una situación de desempleo.

Y, por supuesto, tampoco nos podemos olvidar del ineludible peso de la herencia genética. Se estima que nuestros genes contribuyen hasta un 20 % en la determinación del índice de masa corporal, aunque solo se han identificado un 2,7 % específicamente vinculados a la obesidad.

En el Instituto Madrileño de Estudios Avanzados IMDEA Alimentación han descubierto este año que una variación en uno de ellos, el FNIP2, es más frecuente en las personas delgadas. Esto puede acarrear importantes implicaciones en el tratamiento y la prevención del exceso de grasa corporal, como nos contaban los propios investigadores.

MUCHO CUIDADO CON LAS DIETAS-EXPRÉS

Con todo, es mucho lo que está en nuestra mano para evitar que la báscula nos amargue el día cada mañana. Y en primer lugar, tener claro lo que no debemos hacer, por mucho que nos urja lucir tipo o mantenernos saludables. Sistemáticamente, debemos desconfiar de las dietas milagro que propagan día sí día no las redes sociales, a menudo vinculadas a algún famoso que la ha puesto en práctica “con resultados increíbles” y en poco tiempo.

Este año, nuestros expertos han marcado con la cruz unas cuantas: el régimen del vinagre que seguía Lord Byron y casi le llevó a la tumba; el hábito de beber tres litros de agua al día; las dietas basadas en un solo alimento o una sola comida al día, como hace Bruce Springsteen; o la dieta del pomelo que se puso de moda en Hollywood hace cien años.

Así que el único secreto, aunque suene aburrido a estas alturas, estriba en llevar una alimentación sana, variada y equilibrada, rica en frutas y verduras, y moverse lo más posible. Es verdad que las investigaciones recientes han concluido que el ejercicio por sí solo tiene un impacto mínimo en el peso, pero si acompaña a un régimen adecuado conseguiremos mantener nuestras reservas de masa muscular y la pérdida de kilos a largo plazo. Por no recordar todos los beneficios físicos y mentales que depara plantarle cara al sedentarismo.

EL ESTIGMA DEL PESO

Lamentablemente, siempre habrá quien no pueda evitar, por genética y constitución metabólica, que su cuerpo acumule grasa y miradas de desprecio: gran parte de la sociedad sigue pensando que todos los afectados por la obesidad son vagos, comen demasiado o no hacen suficiente ejercicio.

Alejandro Magallares, psicólogo de la UNED, nos revelaba que muchas personas sufren el llamado “estigma del peso”, y aportaba datos escalofriantes. Un estudio realizado en Italia con menores de entre 6 y 14 años encontró que el 44,4 % de los participantes con obesidad severa había experimentado agresiones verbales, en comparación con el 10,1 % de los niños con un peso saludable. Y en cuanto a la violencia física, nada menos que el 21 % de los menores afectados por una obesidad grave recibieron este tipo de vejaciones, frente al 5,4 % de los escolares con un índice de masa corporal dentro de los parámetros considerados normales.

Porque más allá de la estética y la salud, la obesidad es un formidable problema social que debe abordarse con sentido y, también, sensibilidad.

Salud

Pobreza y enfermedad mental están ligados, según estudio

Investigaciones anteriores han demostrado una fuerte correlación entre la pobreza y las enfermedades mentales, pero resultó difícil separar la causa y el efecto

Por Diariofarma

Foto Diariofarma

La pobreza y las enfermedades mentales no sólo están vinculadas, sino que también existe una relación causal. Ésta es la conclusión de investigadores de la UMC de Ámsterdam, la Universidad de Edimburgo y la Universidad de Módena.

Su estudio muestra que, si bien ciertos problemas de salud mental pueden obstaculizar la estabilidad financiera, la pobreza también es uno de los factores causales que conducen a problemas de salud mental. Este estudio ha sido publicado por Nature Human Behaviour.

«Este estudio indica que ciertos problemas de salud mental pueden hacer que la situación financiera de una persona sea incierta. Pero, a la inversa, también vemos que la pobreza puede conducir a problemas de salud mental», dice Marco Boks, psiquiatra de la UMC de Ámsterdam.

Investigaciones anteriores han demostrado una fuerte correlación entre la pobreza y las enfermedades mentales, pero resultó difícil separar la causa y el efecto, publicó diariofarma.

Las consecuencias de una enfermedad mental pueden afectar la situación financiera de una persona, por ejemplo, si esta no puede trabajar tan bien o tiene mayores costes sanitarios. Pero las difíciles circunstancias económicas también pueden provocar problemas psicológicos.

RELACIÓN COMPLEJA

Los investigadores utilizaron datos del Biobanco del Reino Unido y del Consorcio Genómico Psiquiátrico internacional. «Descubrimos que la esquizofrenia y el TDAH contribuyen causalmente a la pobreza. Por el contrario, la pobreza contribuye al trastorno depresivo mayor y a la esquizofrenia. El riesgo de anorexia nerviosa en realidad se reduce cuando hay pobreza», dice Boks.

En primer lugar, se determinó una medida de la pobreza sobre la base de los ingresos del hogar, los ingresos ocupacionales y la privación social. Luego, los investigadores utilizaron la información genética de los participantes utilizando una técnica especial llamada aleatorización mendeliana para desenredar la relación.

La aleatorización mendeliana es un método para determinar la influencia de los factores de riesgo en una enfermedad, midiendo la variación de genes que son más comunes en ciertos rasgos.

“Pudimos capturar aspectos de la pobreza compartida entre el individuo, el hogar y el área en la que uno vive. Esto nos permitió identificar mejor los efectos causales de la pobreza en las enfermedades mentales”, afirma David Hill, genetista estadístico de la Universidad de Edimburgo.

Los hallazgos de esta investigación son importantes para las políticas y el enfoque tanto de la pobreza como de las enfermedades mentales. Al reconocer la influencia recíproca entre la pobreza y la salud mental, los formuladores de políticas pueden desarrollar intervenciones más efectivas destinadas a romper el ciclo de la pobreza y los problemas de salud mental.

«La investigación proporciona pruebas sólidas de la necesidad de tener en cuenta también factores sociales como la pobreza cuando se profundiza en el desarrollo de enfermedades mentales», afirma Boks.

“Nuestros hallazgos sugieren que la reducción de las desigualdades podría conducir a una mejora sustancial de la salud mental pública», añade Mattia Marchi, psiquiatra de la Universidad de Módena.

«A menudo existe confusión sobre el uso de datos genéticos para investigar la relación entre pobreza y enfermedad mental. Destacamos que esto no significa que la pobreza sea genética. Por el contrario, con datos genéticos pudimos identificar la pobreza como una variable modificable. factor ambiental para la salud mental», concluye Boks.

Continue Reading

Salud

Enfermedades no transmisibles: principales causas de muerte en América

El rápido envejecimiento de la población ha provocado un aumento de la mala salud y las discapacidades causadas por enfermedades no transmisibles y lesiones

Por OPS

Foto OPS

Un nuevo informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) revela que, si bien la esperanza de vida ha aumentado en las Américas, también lo ha hecho el número de personas que viven con enfermedades no transmisibles (ENT).

El rápido envejecimiento de la población ha provocado un aumento de la mala salud y las discapacidades causadas por enfermedades no transmisibles y lesiones. El reporte insta a los países a tomar medidas para abordar los desafíos planteados por el envejecimiento.

El informe, Principales causas de muerte y carga de morbilidad en las Américas: Enfermedades no transmisibles y causas externas, analiza la carga de morbilidad y mortalidad en las Américas de 2000 a 2019, centrándose en las ENT, como las enfermedades cardiovasculares, el cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes; los trastornos mentales y por consumo de sustancias y las afecciones neurológicas, así como las lesiones no intencionales e intencionales (o causas externas).

El reporte encontró que el número total de muertes aumentó en un 31% entre 2000 y 2019 en las Américas, un incremento porcentual mayor que en cualquier otra región de la Organización Mundial de la Salud (OMS). En general, las ENT fueron la principal causa de muerte en la región, con una tasa de mortalidad de 412 muertes por cada 100.000 habitantes en 2019 para mujeres y hombres combinados.

«Las ENT y sus causas externas siguen siendo un gran desafío, no sólo para los sistemas de salud, sino también para el desarrollo social y económico de las Américas», dijo el doctor Anselm Hennis, Director de Enfermedades no Transmisibles y Salud Mental de la OPS.

«Es crucial que los países implementen intervenciones probadas para reducir los factores de riesgo, así como fortalezcan la provisión de atención de calidad en el nivel primario de salud», agregó.

EN NÚMEROS

Según el informe, el crecimiento y el rápido envejecimiento de la población en las Américas contribuyeron a un aumento del 31% en el número total de muertes en las dos últimas décadas. La población de la región también creció de 829 millones a 1.010 millones.

Durante el mismo periodo, hubo un aumento de 5 puntos porcentuales en el número de personas de 40 a 64 años y de 3 puntos porcentuales en el de mayores de 65 años.

Este cambio demográfico podría representar un reto para los sistemas de salud no preparados, y el informe insta a los países a prepararse para una creciente incidencia de las ENT a medida que la población viva más tiempo.

El porcentaje de muertes por ENT y causas externas aumentó del 87% al 90% entre 2000 y 2019, siendo el aumento más significativo en las muertes por trastornos mentales y por consumo de sustancias y afecciones neurológicas (179%).

El informe también señala que, a pesar del aumento en el número absoluto de muertes, la tasa de mortalidad por ENT y lesiones disminuyó en un 17,2% y un 8%, respectivamente. Esto ha contribuido a un aumento en la esperanza de vida y también en el número de personas que viven con ENT en la región.

Este informe también destaca las persistentes disparidades. La tasa de mortalidad por ENT en el Caribe Latino es aproximadamente 1,5 veces mayor que en la subregión Andina. Además, en toda la región, los hombres experimentaron tasas consistentemente más altas de muerte y discapacidad que las mujeres debido a una mayor carga de enfermedades cardiovasculares y cánceres, así como a altas tasas de violencia interpersonal.

Sin embargo, las mujeres tenían una probabilidad significativamente mayor de sufrir violencia de pareja. En cuanto a la salud mental, los hombres tenían más probabilidades de sufrir trastornos por consumo de alcohol y drogas, mientras que las mujeres sufrían tasas más altas de trastornos de ansiedad y depresión.

Continue Reading

Salud

La telemedicina como herramienta para romper el tabú

Según Solutia, el 52% de los hombres considera que los problemas relacionados con la salud masculina son un tabú

Por Corresponsables

Foto Corresponsables

Con motivo de la Semana Mundial de la Salud Masculina, desde Allianz Partners destacan la importancia de la prevención y el cuidado de la salud en niños y hombres, así como de promover alternativas para fomentar una vida saludable a través de una correcta alimentación y de la actividad física.

Según Solutia, el 52% de los hombres considera que los problemas relacionados con la salud masculina son un tabú. Y aunque es cierto que 7 de cada 10 hombres afirman preocuparse mucho por su salud, el porcentaje que acude de forma habitual al médico para llevar un control de detección temprana es mucho menor que el de las mujeres: un 43% frente a un 61%.

Las enfermedades más habituales en los hombres son las cardiovasculares, la diabetes, la obesidad y el cáncer de próstata, publicó corresponsables. Por eso es fundamental ser conscientes de los riesgos y tomar medidas al respecto, como llevar una dieta saludable, descansar correctamente, hacer ejercicio de forma regular y cumplir con la periodicidad de las revisiones médicas.

En cuanto a la forma de hacer un seguimiento de su salud, según el último estudio de CustomerLab para Allianz Partners, el 47% de los usuarios quiere utilizar dispositivos digitales de control y monitorización de su salud en el futuro y más del 25% reconoce haber utilizado ya la teleconsulta.

Este dato es más elevado entre la población joven –un 33%– por lo que todo indica, que la tendencia seguirá al alza hacia una atención en remoto y, además, más personalizada.

En el caso de Allianz Partners, la compañía ofrece el servicio de telemedicina, que permite atender a las personas estén donde estén, de manera rápida y fácil. Este servicio supone un ahorro, tanto económico como en tiempo, al no requerir un desplazamiento al centro de salud, además de proporcionar inmediatez por la facilidad con la que se accede a un servicio médico.

A su vez, la telemedicina facilita la orientación para identificar al especialista más adecuado y para quienes necesitan un primer acercamiento médico tras los primeros síntomas de una enfermedad.

En el caso de los pacientes con enfermedades crónicas, como la diabetes o la insuficiencia cardíaca, facilita su seguimiento de forma cómoda, ágil y eficiente. Por otro lado, este servicio ofrece un mayor cuidado ante enfermedades infecciosas al evitar posibles contagios y las aglomeraciones en centros médicos. 

Dolores Díaz, responsable de plataforma de Asistencia Médica de Allianz Partners, sostiene que su “labor es la de ofrecer el mejor servicio en los momentos más complicados”. Cuando “nuestra salud falla, necesitamos tener al otro lado a una persona que nos dé confianza y seguridad”, acotó.

“Pero en muchas ocasiones, el sistema sanitario no nos permite concertar una cita al momento. Nosotros nos encargamos de facilitar esa comunicación a través de la telemedicina, un sistema accesible, rápido y cómodo que también funciona en el extranjero”, indica.

Continue Reading

Lo más visto