Connect with us

Salud

Qué hacer ante mordeduras de animales

Los seres humanos pueden sufrir mordeduras de un gran número de especies animales; sin embargo, las más importantes son las causadas por serpientes, perros, gatos y monos

Por OMS – ÉP                                                                       

/ Foto Atlántico

Las mordeduras de animales plantean un importante problema de salud pública para los niños y adultos en todo el mundo. Sus consecuencias para la salud humana dependerán de la especie animal de que se trate y su estado de salud, el tamaño y el estado de salud de la víctima de la mordedura, y la capacidad de acceder a la atención sanitaria adecuada.

Los seres humanos pueden sufrir mordeduras de un gran número de especies animales; sin embargo, las más importantes son las causadas por serpientes, perros, gatos y monos.

MORDEDURAS DE SERPIENTE

Magnitud del problema

Hasta cinco millones de personas sufren cada año mordeduras de serpiente. Las de serpientes venenosas pueden provocar una enorme morbilidad y mortalidad. Se calcula que cada año se producen 2,4 millones de intoxicaciones por mordedura de serpiente y entre 94.000 y 125.000 defunciones, además de unas 400.000 amputaciones y otras consecuencias graves para la salud, como infecciones, tétanos, deformaciones cicatrizales, contracturas y secuelas psicológicas. Cuando el acceso a la atención sanitaria es deficiente y escasean las antitoxinas, aumenta la gravedad de las lesiones y sus resultados.

¿Quiénes son los más afectados?

La mayoría de las mordeduras de serpiente se producen en África y Asia Sudoriental. Afectan principalmente a personas que viven en zonas rurales de escasos recursos, cuya subsistencia se basa en la agricultura de bajo costo no mecanizada y otras actividades del campo.

Los agricultores, las mujeres y los niños son los grupos que con mayor frecuencia sufren mordeduras de serpiente. A la carga que supone este tipo de lesiones se suman sus repercusiones socioeconómicas en las familias y las comunidades. A menudo, las víctimas adultas son la fuente de ingresos del hogar o quienes cuidan de la familia; y las víctimas infantiles pueden sufrir discapacidades de por vida que planteen demandas crecientes a las familias y comunidades.

Tratamiento

Hay unas 600 especies de serpientes venenosas, y aproximadamente entre el 50% y el 70% de sus mordeduras causan intoxicación. Cuando una persona sufre una mordedura, la piedra angular de la asistencia consiste en inmovilizar completamente el miembro afectado y acudir rápidamente a un centro médico.

 La colocación de un torniquete o la incisión de la herida pueden agravar los efectos del veneno y no deben formar parte de los primeros auxilios. Con frecuencia, las víctimas de mordeduras de serpiente deberán ser tratadas con un suero antiofídico.

Es importante que ese suero sea el adecuado para las serpientes endémicas en la región. Otras medidas complementarias son la limpieza de la herida para reducir el riesgo de infección, el uso de tratamientos de apoyo como la respiración asistida, y la administración de la vacuna contra el tétanos antes del alta del paciente en caso de que no esté vacunado adecuadamente.

Prevención de las mordeduras de serpiente y de sus graves consecuencias para la salud

Para prevenir las mordeduras de serpiente debe informarse a las comunidades sobre el riesgo que estas representan y las medidas de prevención que deben adoptarse, como por ejemplo:

    Evitar las zonas de hierbas altas.

    Usar zapatos o botas para protegerse.

    Mantener las zonas de almacenamiento libres de roedores.

    Eliminar los residuos, las pilas de leña o los arbustos bajos de los alrededores de la vivienda.

    En el hogar, guardar los alimentos en recipientes a prueba de roedores, separar las camas del suelo y remeter firmemente los mosquiteros bajo el colchón.

Para prevenir o limitar las consecuencias graves para la salud, los dispensadores de atención de salud deben estar capacitados para tratar las mordeduras de serpiente, en particular para usar y administrar adecuadamente sueros antiofídicos.

Las autoridades de salud pública y los planificadores de políticas deben garantizar el suministro adecuado de sueros antiofídicos seguros y eficaces a las comunidades, los países y las regiones que más los necesiten, y dar prioridad a las iniciativas de investigación dirigidas a determinar con mayor precisión la carga de este tipo de lesiones.

MORDEDURAS DE PERRO

Magnitud del problema

No existen estimaciones mundiales de la incidencia de las mordeduras de perro, si bien los estudios indican que son la causa de decenas de millones de lesiones cada año. En los Estados Unidos de América, por ejemplo, cada año sufren mordeduras de perro alrededor de 4,5 millones de personas.

De estas, casi 885.000 recurren a asistencia médica; 30 000 se someten a procedimientos reconstructivos; entre el 3% y el 18% contraen infecciones, y se producen entre 10 y 20 fallecimientos. En otros países de altos ingresos, como Australia, el Canadá y Francia, las tasas de incidencia y letalidad son comparables.

Los datos relativos a los países de ingresos bajos y medianos están más fragmentados, si bien algunos estudios muestran que los perros son responsables del 76% al 94% de las mordeduras de animales.

Las tasas de letalidad por mordedura de perro son más altas en los países de ingresos bajos y medianos que en los países de ingresos altos, ya que la rabia es un problema en muchos de esos países, y puede que no se disponga de tratamiento posexposición y no exista un acceso adecuado a la atención de salud. Se estima que cada año mueren de rabia 59.000 personas, y las mordeduras de perros rabiosos son la causa de la gran mayoría de esas muertes.

¿Quiénes son los más afectados?

Los niños son, en términos porcentuales, las principales víctimas de las mordeduras de perro, y la mayor incidencia se observa durante la primera infancia y la niñez. El riesgo de sufrir una lesión en la cabeza o el cuello es mayor en los niños que en los adultos, lo que se suma a la mayor gravedad de las lesiones, una mayor necesidad de tratamiento médico y mayores tasas de mortalidad.

En algunos países los hombres sufren mordeduras de perro más a menudo que las mujeres. Las mordeduras de perro representan más del 50% de las lesiones causadas por los animales a los viajeros.

Tratamiento

El tratamiento depende de la localización de la mordedura, del estado general de salud de la víctima y de si el perro está vacunado contra la rabia. Los principios básicos de la atención son los siguientes:

    Buscar supervisión médica inmediata.

    Lavar y limpiar la herida.

    Practicar una sutura primaria de la herida si el riesgo de infección es bajo.

    Administrar antibióticos profilácticos en el caso de heridas de alto riesgo o de personas inmunodeprimidas.

    Aplicar un tratamiento antirrábico posexposición en función de si el perro está vacunado contra la rabia.

    Administrar la vacuna contra el tétanos si la persona no está debidamente vacunada.

Prevención de las mordeduras de perro y de sus graves consecuencias para la salud

Las comunidades, y especialmente los niños, deben conocer los riesgos de las mordeduras de perro y la forma de prevenirlas: por ejemplo, no acercarse a los perros callejeros y nunca dejar a un niño sin supervisión cerca de un perro.

Los dispensadores de atención de salud deben estar capacitados para tratar adecuadamente las mordeduras de perro. Las autoridades de salud y los responsables políticos deben garantizar la lucha contra la rabia en la población canina, así como el suministro adecuado de vacunas antirrábicas para hacer frente a los posibles casos de exposición a la rabia en la población, y crear sistemas de recopilación de datos para seguir documentando la carga del problema.

MORDEDURAS DE GATO

Magnitud del problema

Las mordeduras de gato representan entre el 2% y el 50% de las lesiones por mordedura de animal en el mundo. Por lo general, ocupan el segundo lugar a continuación de las mordeduras de perro en términos de incidencia.

En Italia, por ejemplo, la incidencia de las lesiones causadas por gatos es de 18 por 100.000 habitantes, mientras que en los Estados Unidos de América se estima que cada año se producen 400.000 mordeduras de gato y 66.000 visitas a los servicios de urgencias de los hospitales.

¿Quiénes son los más afectados?

Las mujeres adultas presentan la mayor incidencia de mordeduras de gato.

Tratamiento

El tratamiento depende de la localización de la mordedura y de si el animal está vacunado contra la rabia. Los principios básicos de la atención son los siguientes:

    Buscar supervisión médica inmediata y limpiar la herida.

    Administrar antibióticos profilácticos para reducir el riesgo de infección.

    Aplicar un tratamiento antirrábico posexposición en función de si el animal está vacunado contra la rabia.

    Administrar la vacuna contra el tétanos si la persona no está debidamente vacunada.

Prevención de las mordeduras de gato y de sus graves consecuencias para la salud

Las comunidades deben conocer los riesgos de las mordeduras de gato y cómo prevenirlas, incluida la vacunación de los gatos contra la rabia.

Los dispensadores de atención de salud deben estar capacitados para tratar adecuadamente estas lesiones. Las autoridades de salud y los responsables políticos deben garantizar la lucha contra la rabia en la población animal y el suministro adecuado de vacunas antirrábicas y antibióticos profilácticos para las víctimas de mordeduras. Asimismo, deben apoyar iniciativas de investigación dirigidas a obtener más información sobre la carga del problema.

MORDEDURAS DE MONO

Magnitud del problema

Las mordeduras de mono representan entre el 2% y el 21% de las lesiones por mordeduras de animal. En la India, por ejemplo, en dos estudios se halló que, después de los perros, los monos son la segunda fuente principal de lesiones producidas por mordeduras de animal.

¿Quiénes son las personas más afectadas?

Las mordeduras de mono representan un riesgo importante para los viajeros, ya que después de las mordeduras de perro son la segunda causa más común de mordeduras de animal en esta población.

Tratamiento

El tratamiento depende del estado de salud del paciente, la localización de la mordedura y la sospecha de que el mono tenga rabia o no. Los principios básicos de la atención son los siguientes:

    Buscar supervisión médica inmediata y limpiar la herida.

    Administrar antibióticos profilácticos para reducir el riesgo de infección.

    Aplicar un tratamiento antirrábico posexposición en función de si el animal está vacunado contra la rabia.

    Administrar la vacuna contra el tétanos si la persona no está debidamente vacunada.

Prevención de las mordeduras de mono y de sus graves consecuencias para la salud

Las comunidades y los viajeros deben conocer los riesgos de las mordeduras de mono y la forma de prevenirlas.

Los dispensadores de atención de salud deben estar capacitados para tratar adecuadamente este tipo de lesiones. Las autoridades de salud y los responsables políticos deben garantizar la lucha contra la rabia en la población de monos y el suministro adecuado de vacunas antirrábicas y antibióticos profilácticos para las víctimas de mordeduras. Asimismo, deben apoyar iniciativas de investigación dirigidas a obtener más información sobre la carga de las mordeduras de mono.

Salud

Qué son las lesiones medulares

El término «lesión medular» hace referencia a los daños sufridos en la médula espinal a consecuencia de un traumatismo

Por OMS

Foto FisioClinicLogroño

El término «lesión medular» hace referencia a los daños sufridos en la médula espinal a consecuencia de un traumatismo (por ejemplo, un accidente de coche) o de una enfermedad o degeneración (por ejemplo, el cáncer).

No existen estimaciones fiables de su prevalencia mundial, pero se calcula que su incidencia mundial anual oscila entre 40 y 80 casos por millón de habitantes. Hasta un 90% de esos casos se deben a causas traumáticas, aunque la proporción de lesiones medulares de origen no traumático parece ir en aumento.

Los síntomas, que dependen de la gravedad de la lesión y su localización en la médula espinal, pueden incluir la pérdida parcial o completa de la sensibilidad o del control motor en brazos o piernas e incluso en todo el cuerpo.

Las lesiones medulares más graves afectan a los sistemas de regulación del intestino, la vejiga, la respiración, el ritmo cardíaco y la tensión arterial. La mayoría de las personas con lesiones medulares sufren dolor crónico, según una publicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En los hombres el riesgo es mayor en adultos jóvenes (20 a 29 años) y ancianos (70 años o más). En las mujeres, en cambio, el mayor riesgo se registra en la adolescencia (15 a 19) y a partir de los sesenta años. La razón hombres:mujeres es, como mínimo, de 2:1, aunque en algunos casos, puede llegar a ser mucho más elevada.

MORTALIDAD

El riesgo de mortalidad alcanza su nivel máximo en el primer año después de sufrir la lesión y se mantiene elevado en comparación con la población general. Las personas con lesiones medulares tienen entre 2 y 5 veces más probabilidades de morir prematuramente que las demás.

El riesgo de mortalidad aumenta en función de la localización y la gravedad de la lesión y varía sobremanera según se dispense o no oportunamente una atención médica de calidad. El método utilizado para trasladar al hospital a la persona que acaba de sufrir una lesión de este tipo y el tiempo que tarda en ingresar son también factores importantes.

Las afecciones secundarias prevenibles (por ejemplo, infecciones causadas por úlceras de decúbito no tratadas) han dejado de figurar entre las principales causas de defunción de las personas con lesiones medulares en los países de ingresos altos, aunque no así para las personas que padecen este tipo de lesiones en los países de ingresos bajos.

CONSECUENCIAS SANITARIAS, ECONÓMICAS Y SOCIALES

Las lesiones medulares se asocian al riesgo de padecer diversas enfermedades secundarias que pueden resultar debilitantes e incluso ser potencialmente mortales, como por ejemplo, trombosis venosas profundas, infecciones urinarias, espasmos musculares, osteoporosis, úlceras de decúbito, dolores crónicos y complicaciones respiratorias.

Los servicios de atención a pacientes agudos, de rehabilitación y de mantenimiento de la salud son esenciales para la prevención y el tratamiento de estas afecciones.

Las lesiones medulares pueden obligar a una persona a depender de sus cuidadores. A menudo hacen falta diversas tecnologías asistenciales para facilitar la movilidad, la comunicación, la autoasistencia o las actividades domésticas.

Se estima que entre un 20% y un 30% de las personas con lesiones medulares presentan signos clínicamente significativos de depresión; esta, a su vez, puede repercutir negativamente en el funcionamiento personal y en el estado general de salud de los afectados.

Las falsas creencias, las actitudes negativas y las barreras físicas que obstaculizan la movilidad básica provocan la exclusión de muchas personas, que dejan de poder participar plenamente en la sociedad.

Los niños con lesiones medulares tardan más en ser escolarizados que los demás y, una vez incorporados al sistema educativo, tienen más dificultades para progresar en él. Los adultos con lesiones medulares se enfrentan a obstáculos similares para participar en la vida económica; de hecho, acusan una tasa global de desempleo superior al 60%.

Los datos disponibles no permiten hacer estimaciones mundiales de los costos asociados a las lesiones medulares, aunque sí bastan para hacerse una idea general de la situación:

La localización y la gravedad de la lesión influyen sobremanera en los costos: las lesiones situadas en las partes superiores de la médula espinal (causantes de tetraplejia en vez de paraplejia) entrañan costos más elevados.

PREVENCIÓN

Las principales causas de las lesiones medulares son los accidentes de tránsito, las caídas y los actos de violencia (incluidos los intentos de suicidio). Una proporción considerable de ellos se debe a accidentes laborales o lesiones relacionadas con el deporte.

Existen intervenciones eficaces para prevenir algunas de las causas más importantes, como por ejemplo: la introducción de mejoras en las carreteras, los vehículos y el comportamiento vial de las personas, con el fin de evitar los accidentes de tránsito; la instalación de sistemas de seguridad en las ventanas para evitar caídas; y la adopción de políticas contra el consumo nocivo de alcohol y el uso de armas de fuego, con objeto de reducir la violencia.

MEJORAR LA ATENCIÓN Y ELIMINAR LAS BARRERAS

Muchos de los efectos adversos asociados a las lesiones medulares no derivan de la lesión en sí, sino de carencias en la prestación de la atención médica y los servicios de rehabilitación, así como de la persistencia de barreras en el entorno físico, social y político.

La aplicación de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD) exige la adopción de medidas para solventar estas carencias y barreras.

Existen una serie de medidas esenciales que permiten mejorar la supervivencia, la salud y la participación de las personas con lesiones medulares, como las que siguen:

Manejo prehospitalario adecuado y oportuno: reconocimiento rápido de presuntos casos de lesión medular, evaluación precoz e inicio inmediato del protocolo de manejo pertinente, con inmovilización de la columna vertebral.

Servicios de atención a pacientes agudos (incluidas intervenciones quirúrgicas) adaptados al tipo y a la gravedad de cada lesión, el grado de inestabilidad y la presencia o no de compresión medular, y acordes con los deseos del paciente y de su familia.

Acceso a la asistencia sanitaria continuada, a programas de educación sanitaria y a dispositivos médicos (por ejemplo catéteres) para reducir el riesgo de padecer afecciones secundarias y mejorar la calidad de vida.

Acceso a servicios especializados de rehabilitación y de salud mental para potenciar al máximo el funcionamiento, la autonomía, el bienestar general y la integración en la comunidad (las intervenciones destinadas a recuperar el control de la vejiga y el control intestinal son de suma importancia).

Acceso a los dispositivos asistenciales adecuados que permitan a las personas realizar actividades cotidianas que de otro modo no podrían llevar a cabo, lo que contribuye a reducir las limitaciones funcionales y la dependencia (en los países de ingresos bajos y medios, solo entre un 5% y un 15% de la población tiene acceso a los dispositivos asistenciales que necesita).

Promoción de conocimientos y competencias especializados entre los dispensadores de atención médica y de servicios de rehabilitación, entre muchos otros puntos.

Continue Reading

Salud

Contacto con personas y animales mejora nuestra salud física y mental

El análisis de más de 200 estudios en casi 13.000 individuos señala que los abrazos, las caricias y los masajes pueden reducir el dolor, la depresión y la ansiedad en adultos y niños

Contacto con personas y animales mejora nuestra salud

Por Sinc

Foto Pixabay

El tacto, el sentido que nos mantiene en constante contacto con la realidad, es el primero que se desarrolla en los recién nacidos. Investigaciones anteriores ya estudiaron cómo la forma más directa en que interactuamos con el mundo es positiva para la salud física y mental, aunque no tuvieron en cuenta la influencia de otras variables, como los tipos de contacto o quién lo aplica.

Hoy, la revista Nature Human Behaviour publica una revisión sistemática y un metaanálisis de un total de 212 estudios, en los que participaron 12.966 personas, para explorar las ventajas que suponen las caricias.

Los autores, liderados por Julian Packheiser, neurocientífico de la Universidad Ruhr de Bochum (Alemania), hallaron pruebas sólidas de beneficios para la salud en adultos que practicaban el contacto físico con otros seres humanos u objetos –incluidos robots o almohadas para abrazar–.

“Nuestro estudio es importante porque las intervenciones táctiles pueden ser una herramienta muy poderosa para mejorar el bienestar de la población general”, explica a SINC Packheiser. “Sin embargo, necesitamos saber cuáles son los factores moderadores que influyen en su eficacia”.

EL PODER DE UN ABRAZO

Los autores encontraron los mismos beneficios para la salud física y solo ligeramente inferiores para la salud mental cuando los humanos tocaban a otros humanos en lugar de a un objeto, publicó Verónica Fuentes en un artículo en Sinc.

“Esto es muy importante para las personas que no tienen contacto con otros, por soledad o enfermedad”, afirma Packheiser. “Esto fue así para todos durante la pandemia, por lo que este resultado puede ser de especial importancia para el futuro”.

La frecuencia de las caricias también parece tener importancia, ya que las intervenciones más frecuentes tuvieron efectos más beneficiosos. De la misma forma, fueron eficaces para mejorar la salud mental tanto de poblaciones clínicas y sanas por igual.

Asimismo, la eficacia de las caricias fue relativamente la misma en todas las culturas analizadas, grupos de edad y sexos.

Sin embargo, no hubo diferencias en función del tipo de contacto (como masajes o abrazos). “Los masajes, abrazos o caricias parecían ser igual de eficaces. La duración de la caricia tampoco era importante, pero sí la frecuencia de la intervención. Así que recibir un masaje a menudo es mejor, pero no tiene por qué durar mucho tiempo”, añade.

“Las personas que acudían a un masajista mejoraban tanto como las que recibían caricias de un amigo o de su pareja”, expone. “No obstante, en los recién nacidos la situación era distinta, ya que los bebés mejoraban más cuando eran sus padres los que les tocaban que cuando lo hacía una enfermera”.

EL CONTACTO BENEFICIA SOLO SI ES CONSENTIDO

Los autores también observaron efectos más potentes cuando se tocaba la cabeza (por ejemplo, la cara o el cuero cabelludo) en comparación con otras partes del cuerpo, como el torso, y que el tacto unidireccional era más beneficioso que el bidireccional.

El consentimiento es imprescindible para mejorar los síntomas de dolor, ansiedad y depresión en humanos. Si existe y hay deseo de contacto, solo podemos aconsejar que las interacciones táctiles se incorporen más a los contextos terapéuticos.

Es importante señalar que el tacto en estos estudios siempre fue consentido. “El consentimiento es imprescindible para mejorar los síntomas de dolor, ansiedad y depresión en humanos. Si existe y hay deseo de contacto, solo podemos aconsejar que interacciones como abrazos o masajes, se incorporen más a los contextos terapéuticos para aliviar estos sentimientos”, continúa Packheiser.

“Podría ser una acción complementaria a las terapias existentes en, por ejemplo, síndromes de dolor o trastornos depresivos: dar a las personas, por ejemplo, una manta con peso o un robot social, o buscar más contacto en su entorno”, sugiere. “Esperamos que nuestro estudio repercuta a largo plazo en los responsables políticos, que podrían aplicar medidas de este tipo”.

PRÓXIMAS INVESTIGACIONES

Los autores sugieren que los trabajos futuros deberían explorar la eficacia de diferentes intervenciones táctiles en ensayos controlados de gran tamaño para garantizar la solidez de estos resultados.

Además, podrían examinar si las interacciones táctiles son igual de eficaces en diferentes culturas, ya que la mayoría de los estudios actuales proceden de culturas de países de ingresos medios y altos.

“Adoptamos un enfoque tan global que a menudo faltan detalles. Aunque sabemos que, por ejemplo, la salud mental no mejoró tanto con el contacto robótico como con el humano, no pudimos comprender por qué”, puntualiza Packheiser. “Los mecanismos que subyacen a estos hallazgos siguen sin entenderse bien”.

Continue Reading

Salud

Cultivan un pequeño hígado en un paciente

«En una primicia médica, ya hemos dosificado a nuestro primer paciente en un ensayo clínico utilizando sus propios ganglios linfáticos como biorreactores vivos para regenerar un órgano ectópico», declaró el doctor Michael Hufford, director general de LyGenesis

Por LG – Ética Prensa

Foto LyGenesis

LyGenesis, una empresa biotecnológica en fase clínica que desarrolla terapias celulares para grandes necesidades médicas no cubiertas, ha anunciado recientemente que se ha administrado la dosis al primer paciente en su ensayo clínico de fase dos que evalúa su primera terapia celular regenerativa alogénica de su clase trasplantada a los ganglios linfáticos de los pacientes como posible tratamiento de la enfermedad hepática terminal (ESLD).

«En una primicia médica, ya hemos dosificado a nuestro primer paciente en un ensayo clínico utilizando sus propios ganglios linfáticos como biorreactores vivos para regenerar un órgano ectópico», declaró el doctor Michael Hufford, cofundador y director general de LyGenesis.

Esta terapia “será potencialmente un hito notable de la medicina regenerativa al ayudar a los pacientes con ESLD a cultivar nuevos hígados ectópicos funcionales en su propio cuerpo. Si nuestro estudio tiene éxito y obtenemos la aprobación de la FDA, nuestra terapia celular alogénica podría permitir que un hígado donado tratara a muchas docenas de pacientes con ESLD, lo que podría ayudar a inclinar el actual desequilibrio entre la oferta y la demanda de órganos a favor de los pacientes», sostuvo.

Por su parte, el doctor Richard Marshall, consejero delegado de Juvenescence, inversor en LyGenesis, consideró que este ensayo clínico anuncia algo más que un hito importante en el estudio de la medicina traslacional del laboratorio al lecho.

 “Es un excelente ejemplo de los esfuerzos de investigación en curso de LyGenesis para traducir descubrimientos científicos innovadores de vanguardia, como el uso de los ganglios linfáticos como biorreactor para cultivar órganos ectópicos funcionales, en una realidad clínica para los pacientes que padecen enfermedades potencialmente mortales. La plataforma de terapias celulares regenerativas de LyGenesis se extiende más allá de la ESLD a la diabetes de tipo 1, la enfermedad renal y el envejecimiento», explicó en una publicación especializada.

Justin Briggs, socio operativo de Prime Movers Lab, otro inversor en LyGenesis, opinó que la plataforma de terapia celular de LyGenesis representa una oportunidad comercial potencial realmente notable.

“Y puede ser transformadora para los pacientes con insuficiencia hepática crónica que no tienen acceso a un hígado de donante. El uso de una ecografía endoscópica como vía de administración de la terapia celular de bajo riesgo y coste es otra forma en que esta tecnología pionera podría proporcionar a los pacientes acceso a terapias que salvan vidas y abordar complejos retos médicos dando un vuelco a la medicina de los trasplantes», añadió.

Traducción realizada con la versión gratuita del traductor DeepL.com

Continue Reading

Lo más visto